Che, por siempre.

Che

 

 

 

A 47 años del asesinato del Che Guevara, este pequeño recuerdo de su enorme lucha combatiente contra la explotación del capital, en este poema que le dedicó a los mineros de Bolivia.

A Los Mineros de Bolivia

Es el trueno y se desboca
con inimitable fragor.
Cien y mil truenos estallan,
y es profunda su canción.

Son los mineros que llegan,
son los mineros del pueblo,
son los hombres que se encandilan
cuando salen al sol,
y que dominan el trueno.

¡Qué importa, qué importa!
¡Qué importa, qué importa!

Que la metralla los siega
y la dinamita estalla
y sus cuerpos se disfunden
en partículas de horror.

Salen de una caverna
colgada en la montaña.
Son enjambres de topos
que llegan a morir
sin miedo a la metralla.

Morir, tal la palabra
que es norte de sus días;
despedazado, anemizado
lenta agonía en la cueva derrumbada.

¡Qué importa, qué importa!
¡Qué importa, qué importa!

El cantante y compositor argentino León Gieco, junto a Luis Gurevich y  Gustavo Santaolalla, le pusieron la música en este video.

Anuncios