Caza Mayor

Hay cuentos que más allá de su valor literario, por su contenido actual tienen una terrible vigencia en nuestros días, lamentablemente (y se darán cuenta porque digo lamentablemente luego que lean el cuento). En este caso Asimov, uno de mis escritores favoritos, escribió en 1941 esta satírica y vigente narración.

Por Isaac Asimov
—He leído en los periódicos —dije apurando mi cerveza— que la nueva máquina del tiempo de
Stanford ha sido adelantada dos días en el tiempo, llevando en su interior un ratón blanco que no padeció
efectos nocivos.
Jack Trent asintió y dijo, muy serio:
—Lo que deberían hacer con ese invento es retroceder algunos millones de años y averiguar que
ocurrió con los dinosaurios.
Durante los últimos minutos yo había estado observando casualmente a Hornby, que ocupaba la mesa
vecina. El individuo alzó los ojos y se encontró con mi mirada. Estaba solo y a su lado tenía una botella de
la que había bebido la cuarta parte. Tal vez por eso no habló en ese momento.
Sonrió y se dirigió a Jack:
—Demasiado tarde, viejo. Hice eso hace diez años y lo averigüé. Los sabihondos dicen que fue debido
a los cambios climáticos. No es verdad. —Levantó el vaso en silencioso brindis y lo apuró de un trago.
Jack y yo nos miramos. Sólo conocíamos a Hornby de vista, pero Jack me guiñó el ojo derecho y
meneó ligeramente la cabeza. Sonreí, nos trasladamos a la mesa vecina y pedimos otras dos cervezas.
Jack miró a Hornby con solemnidad.
—¿Realmente inventó una máquina del tiempo?
—Fue hace mucho —Hornby sonrió amigablemente y volvió a llenar su vaso—. Mejor que la chapuza
de esos aficionados de Stanford. La destruí. Dejó de interesarme.
—Hablemos de eso. ¿Dice que no fue el clima lo que acabó con los grandes saurios?
—¿Por qué habría de serlo? —Nos lanzó una rápida mirada de soslayo—. El clima no los afectó
durante millones de años. ¿Por qué habría de borrarlos tan completamente una súbita temporada seca,
mientras otras especies seguían viviendo con toda comodidad? —Intentó chasquear los dedos a modo de
burla, pero le salió mal y terminó murmurando—: ¡No es lógico!
—Y entonces, ¿qué pasó? —inquirí.
Hornby vaciló, mientras jugueteaba con la botella. Luego respondió.
—Lo mismo que acabó con los bisontes: ¡seres inteligentes!
—¿Los hombres de Marte? —sugerí—. Era demasiado temprano para los habitantes de la Atlántida.
De pronto, Hornby se volvió truculento. Supongo que estaba medio tocado.
—Les digo que los vi —afirmó con violencia—. Eran reptiles, no muy grandes. Bípedos de un metro
veinte de altura. ¿Por qué no? Aquellos dinosaurios tuvieron millones de años para evolucionar. Reptaban,
trepaban, volaban y nadaban. Eran de todas las formas, tamaños y variedades. ¿Acaso uno de ellos no
pudo desarrollar un cerebro…, y acabar con los demás?
Intervine:
—No hay inconveniente, salvo que jamás se ha descubierto el fósil de un saurio cuya caja craneana
pudiera cobijar más materia gris que la de un pequeño gato.
Jack me dio un codazo, pues quería que Hornby siguiera desbarrando, pero a mí no me gustan los
despropósitos.
Hornby se limitó a dirigirme una ojeada desdeñosa.
—Tampoco se encuentran muchos fósiles de animales inteligentes. Ya sabe que por lo general no suelen
caerse en los pantanos. Además, ocurre que eran de cerebro pequeño. ¿Qué me dice a eso? ¿Qué tanto
por ciento de su cerebro utiliza usted? Como mucho, menos de un quinto y el resto no sirve, o Dios sabrá
qué ocurre. Esos reptiles tenían el cerebro de un pequeño gato, pero lo usaban todo.
Luego insistió:
—Y no me pregunten por qué no encontramos restos de sus ciudades o máquinas. Creo que no
construyeron nada. Su inteligencia era de un tipo por completo diferente de la nuestra. Intentaron contarme
su vida, pero no logré entender nada…, salvo que su gran diversión era la caza mayor.
—¿Cómo pudieron entenderse? —preguntó Jack—. ¿Por telepatía?
—Creo que sí. Le digo que tenían cerebro. Los miré y ellos me miraron, y entonces supe. Supe muchas
cosas. No oí ni sentí nada; sencillamente supe. En realidad, no puedo explicarlo. Algún día lo intentaré —
sus ojos, fijos en el vaso, tenían una expresión melancólica—. Me habría gustado quedarme más tiempo.
Pude aprender muchas cosas —se encogió de hombros.
—¿Por qué no lo hizo? —pregunté.
—Era arriesgado —respondió—. Me di cuenta. Para ellos, yo era un monstruo, y les inspiraba
curiosidad. No por mi cuerpo, naturalmente, que no les molestaba. Se trataba de mi cerebro —sonrió
torcidamente—. Ya saben, era muy grande. Se preguntaban para qué podría servirme tanto cerebro.
Querían hacer mi disección para averiguarlo, conque me largué de allí.
—¿Cómo pudo irse?
—No lo habría logrado, si en aquel momento ellos no hubieran visto un triceratops. Lo dejaron todo y
salieron corriendo con sus varitas de metal en las manos. Ya me entienden: eran sus armas. Ahí tiene la
respuesta. Esos pequeños y sesudos reptiles mataban saurios con el entusiasmo de un cazador de leones.
Preferían matar un «
tyrannosaurus» antes que comer. ¿Por qué no? Aquellas enormes fieras debieron
constituir magníficas presas. Ninguno de los demás, desde el pterodáctilo hasta el ictiosaurio —no logró
pronunciarlos muy bien, pero comprendimos lo que quería decir—, podía ser un trofeo tan digno de
aquellas bestias enanas que los mataban por diversión o por gloria. Y fueron rápidos. Nosotros matamos
cientos de millones en treinta años, ¿recuerdan?
Otra vez intentó chasquear los dedos. Luego agregó con sarcasmo:
—¡Cambios climáticos! ¡Un cuerno! Pero, ¿quién creería la verdad?
Guardó silencio y Jack le dio un codazo:
—Dígame, viejo, ¿quién acabó con esos pequeños saurios? ¿Por qué no están aquí, vivos y coleando?
Hornby levantó la mirada y observó fijamente a Jack.
—Jamás regresé para averiguarlo, pero de todos modos sé lo que ocurrió. La única diversión que había
en sus vidas era la caza mayor. Le dije que lo supe cuando los miré a los ojos. Por eso, cuando se
quedaron sin brontosaurios y sin diplodocos, se dedicaron a la caza más peligrosa: ¡ellos mismos! E
hicieron buena faena.
Hizo una pausa y agregó, truculento:
—¿Por qué no? ¿Acaso los hombres no estamos haciendo lo mismo?

                                                                                    FIN
Título Original: [Greater Hunt] © 1941.
Digitalización, Revisión y Edición Electrónica de Arácnido.
Revisión 2.

Anuncios

One comment

  1. Pingback: Bitacoras.com

Los comentarios están cerrados.