Leyenda xeneize fallece a los 100 años

El 30 de agosto falleció en la ciudad de La Plata, el mítico Francisco Varallo a los pocos meses de cumplir 100 años. Era el único sobreviviente del primer Mundial de Fútbol de la historia, realizado en el estadio Centenario de la ciudad de Montevideo, Uruguay, en el año 1930.
El 30 de junio de ese año, la selección albiceleste se enfrentó en la final con la selección uruguaya, perdiendo por 4 a 2.  Varallo era con sus 20 años el jugador más joven de la selección argentina. Debido a una lesión en su rodilla su rendimiento fué muy bajo y jamás se lo perdonó.

En sus propias palabras en una entrevista que concedió hace poco tiempo al cumplir 100 años:

Recuerdo nítidamente aquella final con Uruguay que me marcó para siempre. Fue un partido durísimo que los uruguayos nos ganaron con prepotencia. Nosotros teníamos un gran equipo, pero algunos jugadores aflojaron en el segundo tiempo y perdimos”.

Todos me preguntan por ese partido, que yo no debí jugar porque era muy joven, no tenía experiencia. A veces prefiero no recordar lo que pasó en Montevideo. Ganábamos fácilmente por 1-2 y perdimos por 4-2. Yo no podía correr por una lesión en una rodilla. Me da bronca recordar aquello”.

Luego jugaría en Gimnasia y Esgrima y mas tarde en Boca Juniors, donde lo apodaron “El Cañoncito”, por su potente tiro. Fúe el máximo goleador con 181 goles en 210 partidos hasta el año 2008, donde su record fué superado luego de casi setenta años por Martín Palermo.
Fué tricampeón con Boca en 1931, 1934 y 1935, y ganó una Copa América con el seleccionado en 1937.

Aquí algunas frases de Francisco Varallo que muestran su personalidad:

En Boca, goles son amores. Yo lo sé bien, porque me han querido mucho. A veces me puteaban durante 88 minutos, pero la metía en los últimos 2 y me sacaban en andas”.

Para triunfar en el fútbol hay que ser pícaro. Yo era famoso por “la renquera del perro”. Se me daba por hacerme el rengo, cosa de que los defensores me descuidaran un poco. Cuando me metían el pase, salía corriendo como si nada y ya no me podían alcanzar”.

Para tiunfar en Boca, se necesita sangre. Si no la tenés, chau, estás sonado“.

Se fué Pancho Varallo a jugar otros partidos, pero su recuerdo siempre quedará en la historia del fútbol argentino.

http://es.wikipedia.org/wiki/Francisco_Varallo

Anuncios

Los comentarios están cerrados.