Cuando se nubla el corazón y se crispa la razón

El 19 de marzo se celebra en España San José, y por extensión a su vez, mediante artilugios comerciales, el día del padre.
En un día tan especial como es hoy,donde se renuevan los lazos de afecto entre el padre y sus hijos, no puedo dejar de pensar en la angustiosa desazón por la que debe pasar el padre de Marta del Castillo, la joven de 17años asesinada en Sevilla, de forma tan salvaje y cruel.
Los acusados, dos niñatos cada vez más hundidos en las detestables zonas oscuras del ser humano, que en sus constantes cambios de declaraciones vacilan con la Justicia, con la Policia, y con España entera ,en una especie de venganza atroz que se prolonga contra la familia, ante la incertidumbre cada vez mayor de poder encontrar su cuerpo, no tienen perdón de Dios.
También es sospechoso el momento elegido para cambiar la declaración acerca del lugar donde arrojaron el cuerpo de Marta, que ya no es en el río, sino en un contenedor como si de basura se tratara, justo en el momento que el gobierno practicamente dió por finalizadas las infructuosas tareas de búsqueda en el lecho del río.
Como padre hoy me siento renovado, pero no puedo dejar de pensar en echos tan terribles como el comentado, que se siguen repitiendo con demasiada frecuencia, en la inseguridad creciente en las calles y por ende cada vez más preocupado por el futuro incierto que en materia de seguridad espera a nuestros hijos.

Anuncios