Fidel – Hasta la victoria siempre!!

fidel-castro

 

 

 

 

 

fidel-castro-ruz

 

 

 

 

Aqui, llueve. Como si en este dia 26 de noviembre el cielo llorara un pedazo de historia que se marcha. Un grande entre los grandes.

Desde otro plano, el Comandante Fidel nos advierte y nos saluda.

La muerte no perdona. Ha llegado la hora.

El comandante nos deja un legado, no olvidar.

Las tareas de un revolucionario nunca concluyen.

Como dijera, “basta de palabras , solo los hechos hablan”.

“Nos queremos llamar revolucionarios, pero esa palabra, revolucionario, tiene cada vez un sentido más ambicioso; esa palabra, revolucionario, tiene cada vez más un sentido nuevo. Es que hay que aplicarle también la dialéctica al concepto del revolucionario. Y es que nosotros no podemos llamarnos revolucionarios si no aspiramos de verdad y consecuentemente a una sociedad superior. Y no son pocas las cosas que conspiran contra la lucha de los pueblos y la lucha de los hombres por alcanzar formas de vida social superiores”.

“Estamos enfrentados a grandes tareas, pero yo les puedo asegurar que hay entusiasmo para esas grandes tareas, les puedo asegurar por haberlo visto, por haberlo palpado, que hay a lo largo del país un gran entusiasmo por esas tareas. Y esa tiene que ser nuestra actitud, de ustedes y de nosotros”.

“Cuando ustedes vean a alguien que dice: “No sé”, mírenlo con suspicacia; cuando ustedes oyen decir a alguien: “No puedo”, mírenlo con sospecha; cuando ustedes vean que alguien dice: “Esto es mucho”, mírenlo con reservas; porque lo que tenemos que decir todos, ustedes y nosotros, es: “¡Sí, podemos! ¡Y lo que no sepamos, lo aprendemos!” (APLAUSOS.) Tenemos que decir que nada es mucho para nosotros”.

“Y la experiencia nos ha enseñado algo: que siempre cuando creemos que hacemos mucho, podemos hacer un poco más, un poco más, tenemos montones de experiencias en que cuando se dice: “Hasta aquí”, realmente se demuestra que se puede llegar hasta allá”.

“Y esa es la única actitud revolucionaria, es la única actitud revolucionaria. Y el revolucionario influye con su carácter en los acontecimientos. El que no lo es, el resignado, el conformista, el derrotista, hace un plan para 10 años, 15 años. Es que todos no son iguales que él ¿Y por qué 10 años si se puede hacer en tres? ¿Por qué 10 si se puede hacer en tres? Si en tres podemos resolver montones de problemas, ¿por qué resolverlos en 10? Y esa es la actitud: una actitud de guerra y una actitud belicosa frente a las dificultades, frente a las tareas”.

¡¡Hasta siempre Comandante!!

¡¡Hasta la victoria siempre!!

¡¡Venceremos!!