ARSAT-1, Soberania satelital argentina

ARSAT-1Primer barrilete cósmico argentino, en palabras del periodista Hugo Morales.

Cerca de las 18.30hs argentinas, desde la base de Kourou, en Guyana Francesa, el satélite ARSAT-1, fué puesto en órbita exitosamente, por la empresa francesa Ariane-Space. Con un peso de 3 toneladas y a una velocidad de 11.000 km/h, dentro de 10 días estará en órbita geo-estacionaria a 36.000 km de altura, sobre Argentina en el meridiano 72º oeste.

Integramente construído en la ciudad de Bariloche, en el sur argentino, por cerca de 400 científicos argentinos, representa una batalla más ganada contra el colonialismo. Sueño del presidente Nestor Kirchner desde el año 2004, año en que se “privatiza el espacio”, Argentina logra la retención de las órbitas 71º8 y 81º oeste. En el 2006  se crea la empresa ARSAT, Empresa Argentina de Soluciones Satelitales  que es una compañía satelital propiedad del Estado argentino, que mantiene los derechos exclusivos para operar y comercializar la posición orbital geoestacionaria 81W en la banda ku (para América del Norte y del Sur) y en la banda C (para cobertura hemisférica).

Con un costo cercano a los 250 millones de dólares, con 1.300.000 hs de trabajo (7 años) y 15 años de vida útil, el ARSAT-1 dará servicio de internet, televisión y telefonía, desde la órbita geo-estacionaria, no solo a las zonas del país que hoy día aún no tienen cobertura de telefonía e internet, sino también a países vecinos como Paraguay, Uruguáy y Chile. El uso de un satélite propio abaratará los altísimos costos que la dependencia tecnológica nos imponía hasta ahora.

Hoy es un día histórico y de orgullo para Argentina y Latinoamérica. Solo 7 países en el mundo fabrican satélites propios a saber: EEUU, Rusia, China, India, Japón, Israel, Europa (como conjunto de países) y ahora Argentina.

Fabricará y exportará tecnología espacial, gracias al sueño de Nestor de impulsar las políticas del estado junto a la ciencia y la tecnología, políticas que hace 40 años que no se implementaban, y que hoy de la mano de la presidenta Cristina Fernández de  Kichner toman un impulso definitivo rompiendo con la dependencia científica y técnológica.

Políticas como la repatriación de científicos argentinos, expulsados históricamente del país por falta de inversión y apoyo desde el estado, son las que están dando hoy sus frutos.

Se está construyendo el satélite ARSAT-2, casi listo en un 70%, y previsto de lanzar en 2015, y en proyecto el ARSAT-3. Ambos ampliarán la cobertura del ARSAT-1 y llegarán a cubrir toda América, desde Alaska a Tierra del Fuego.

En palabras de la presidenta Cristina. “ARSAT-1 desplegó las alas. Argentina también. Por suerte los satélites no se derogan.Hoy tenemos alas de libertad, de la patria justa y soberana”.

Cristina

 

 

 

 

 

lanzamiento2